Etnografía Digital de un Sistema Enfermo: Educación Superior y la Pandemia
Digital Ethnography of a Sick System: Higher Education and the Pandemic
Resumen
Marzo 2020 nos marcó a todos, pero en especial puso a temblar el sistema inmunológico
del sector escolarizado. Sin embargo, para entender cómo se abordaron las estrategias desde
propuestas de intervención y en qué sentido pretendieron brindar respuesta a diversas
problemáticas, fue necesario dar cuenta de los factores presentados durante el inicio de la
pandemia. En ese sentido, la investigación que aquí concierne da cuenta de un análisis
etnográfico digital. En su inició, partio de una exposición general del contexto educativo en
materia digital, previo al contexto de pandemia en México, para finalizar se centro en el
contexto autónomo universitario. Dentro del desarrollo se establecio como objetivo dar a
conocer las primeras acciones implementadas por diferentes universidades autónomas.
Recopila información derivada de fuentes digitales expuestas en redes sociales como lo son
video-consejos y reportes o actas de consejos universitarios. Se analizaron cuatro
universidades autónomas además del contraste hecho sobre la información presentada a
medios oficiales. En el apartado de resultados, fueron presentados los elementos constantes,
así como particulares de 3 ejes, el primero apunta al contexto social previo a la pandemia,
en seguida abarca la toma de decisiones académicas para la organización de la comunidad
y finaliza con las acciones realizadas al regreso virtual de las universidades. Finaliza
invitando a la construcción e incorporación de otros saberes cuyas aportaciones, permitan
el diseño de currículos con características híbridas.
Palabras clave: Análisis, autonomía educación, etnografía digital, educación-superior.
Abstract
Marzo 2020 nos marcó a todos, pero en especial puso a temblar el sistema inmunológico
del sector escolarizado. Sin embargo, para entender cómo se abordaron las estrategias desde
propuestas de intervención y en qué sentido pretendieron brindar respuesta a diversas
problemáticas, fue necesario dar cuenta de los factores enviados durante el inicio de la
pandemia. En ese sentido, la investigación que aquí concierne da cuenta de un análisis
etnográfico digital. En su inició, partió de una exposición general del contexto educativo en
materia digital, previo al contexto de pandemia en México, para finalizar se centró en el
contexto autónomo universitario. Dentro del desarrollo se estableció como objetivo dar a
conocer las primeras acciones implementadas por diferentes universidades autónomas.
Recopila información derivada de fuentes digitales expuestas en redes sociales como lo son
video-consejos y reportes o actas de consejos universitarios. Se analizaron cuatro
universidades autónomas además del contraste hecho sobre la información presentada a
medios oficiales. En el apartado de resultados, fueron enviados los elementos constantes,
así como particulares de 3 ejes, el primero apunta al contexto social previo a la pandemia,
en seguida abarca la toma de decisiones académicas para la organización de la comunidad
y finaliza con las acciones realizadas al regreso virtual de las universidades. Finaliza
invitando a la construcción e incorporación de otros saberes aportaciones, aprovechar el
diseño de currículos con características híbridas.
Keywords: Reverse Classroom, TIC, virtual learning environments, applied research,
technological management, good practices.
¹Universidad Autónoma de Querétaro
¹https://orcid.org/0000-0001-8524-1214
¹México
Alvarez-Junco, S. (2021). Etnografía
Digital de un Sistema Enfermo: Educación
Superior y la Pandemia. Revista
Tecnológica-Educativa Docentes 2.0,
11(1), 47-55.
https://doi.org/10.37843/rted.v11i1.189
S. Alvarez-Junco, "Etnografía Digital de
un Sistema Enfermo: Educación Superior y
la Pandemia", RTED, vol. 11, n.° 1, pp. 47-
55, abr. 2021.
Shaila Alvarez-Junco¹
8/diciembre/2020
8/marzo/2021
16/abril/2021
Alvarez-Junco, S. (2021). Etnografía Digital de un Sistema Enfermo: Educación Superior y la Pandemia. Revista Tecnológica-Educativa Docentes 2.0, 11(1), 47-55.
https://doi.org/10.37843/rted.v11i1.189
Etnografía Digital de un Sistema Enfermo: Educación
Superior y la Pandemia
Introducción
El artículo se enmarca en un México
atravesado por la desigualdad digital además de
la educativa. Comenzamos por mencionar el
monto monetario federal para el ejercicio del
2020, a educación se le otorgo el 1% del PIB, sin
embargo, fue distribuido de modo desigual, lo
anterior por necesidades encontradas de manera
dispar. En su gran mayoría, los recursos se
destinaron a becas, así como a crear instituciones
de educación superior llamadas “Universidades
del Bienestar”. En ese sentido el gobierno de la
República mexicana cumplió con su promesa de
asegurar presupuesto en el sistema educativo,
fortaleció el derecho universitario a ejercer de
forma autónoma el presupuesto otorgado.
Por tanto, dentro del contexto pandémico
actual, resulta interesante abordar la forma en de
organización de algunas casas de educación
superior, el texto brinda un análisis de
información incluye acciones enunciadas por
diferentes instituciones, así como por organismos
educativos en México, todo lo cual con el
propósito de otorgar testimonio sobre el proceso
educativo en educación superior durante tiempos
de pandemia en el país.
Se evidencia que el COVID-19 ha
generado una disrupción en el sistema
educativo, por tal razón, las directivas
deben tener como alternativas de
aprendizaje efectivo el modelo de
educación en modalidad virtual como
valor agregado a su propuesta educativa a
partir del crecimiento de las competencias
TIC en el desarrollo profesional docente
(Sandoval, 2020, p.7).
Inevitablemente, las crisis son
oportunidades que nos mueven a ejercer
prácticas de manera distinta. En ese sentido, si en
ciencias duras contamos con epidemiólogos,
bioquímicos, médicos entre otros profesionistas
para atacar cualquier virus amenazante para la
especie humana, en ciencias sociales contamos
por ejemplo con antropólogos, psicólogos,
sociólogos, filósofos, pedagogos, educadores,
historiadores y demás, que analizan e inciden, en
los fenómenos sociales con dinámicas variables.
Siendo así el COVID-19 mandó a casa a todos,
nos for a luchar contra una enfermedad global,
oculta, dando muerte, dejando amputados,
inhabilitados, cortos, nos referimos a una
pandemia educativa. Basta con mirar cifras del
Instituto Nacional Estadística y Geografía
(INEGI) donde el promedio de escolaridad en
México es de 9.5 años (Instituto Nacional de
Estadística y Geografía, 2020). El registro de
dichos datos se realizó en el 2015, aún con los
esfuerzos realizados en pasadas administraciones
se buscó atender alrededor de 329,254 personas
a fin de salir del rezago educativo.
Se entiende por rezago educativo a quien
presenta los siguientes rasgos: a) tiene de tres a
quince años, no cuenta con educación básica
obligatoria, no asiste a un centro de educación
formal; b) nació antes de 1982, no cuenta con el
nivel de educación obligatorio de acuerdo con su
edad, (primaria completa); c) nació después de
1982, pero no cuenta con secundaria completa
(Consejo Nacional de Evaluación de la Política
de Desarrollo Social, 2019).
Aun cuando el trabajo de investigación se
centra en educación superior, contar con estos
datos nos ayudan a entender el contexto
universitario además del proceso de transición al
interior de las universidades. En términos
generales, previo al COVID-19, únicamente el
25 % de mexicanos terminaba una licenciatura lo
anterior de acuerdo con datos emitidos por cifras
del sistema educativo. (SEP, 2019, p. 14). El
porcentaje es bastante bajo, sin embargo, el
promedio de egresados varía dependiendo del
estado.
El encierro reflejó experiencias educativas
pertenecientes al ámbito universitario a través de
redes sociales, plataformas y otros medios
digitales, dando testimonios de una enfermedad
educativa, anclada por años en el interior del
sistema: planes académicos descontextualizados,
profesores poco preparados, mal pagados, padres
de familia desvinculados del desarrollo de sus
hijos, docentes con doctorado sin habilidades
digitales, aun cuando pertenecen a un mundo
digitalizando en donde insisten en replicar
modelos de hace más de 50 años para futuros
profesionales. El COVID-19 nos llevó a
cuestionar a los institutos escolarizados como
centro de formación profesional, el sentido
educativo, amén de su relación con saberes
legítimos. El perfil de manera general de los
maestros en educación superior es en promedio
de 17.6 años de
Alvarez-Junco, S. (2021). Etnografía Digital de un Sistema Enfermo: Educación Superior y la Pandemia. Revista Tecnológica-Educativa Docentes 2.0, 11(1), 47-55.
https://doi.org/10.37843/rted.v11i1.189
Etnografía Digital de un Sistema Enfermo: Educación
Superior y la Pandemia
escolaridad, licenciados con algunos semestres
de estudio en posgrado, tienen una edad
promedio de 47 años, dedicando más de cuarenta
(40) horas por semana a la academia, según el
INEGI (INEGI, 2020).
En esa tesitura, el escrito actual, parte de un
análisis etnográfico digital con énfasis a nivel
universitario. Usando etnografía digital
considerada como un método interdisciplinario
que retoma enfoques y perspectivas de las
prácticas sociales de al menos tres disciplinas:
comunicación, antropología y ciencias de
computación” (Bárcenas Barajas & Preza
Carreño, 2019, p. 135), para el presente texto
resultó atinado abordarla con el fin de apreciar
medidas tomadas por las universidades
autónomas en México.
Para ello, se recolectaron datos de manera
digital, se analizaron los consejos académicos
transmitidos por canales como YouTube o
Facebook Live, así mismo, sistematizar la
información vertida en redes sociales
pertenecientes a distintas universidades
clasificándola en 3 categorías, el discurso oficial
universitario, la voz de los estudiantes y el
discurso del docente. La etnografía digital
permitió entonces reconocer una realidad social,
en este caso, contemporánea, de ahí que sea
pertinente para situar el conocimiento que en
ellas se construye.
Metodología
La etnografía digital tiene más de 20 años
dando respuestas al acontecer del ser humano en
entornos virtuales, pensemos en Marcus, quién
en 1993 realizaba indagaciones sobre
ambientalismo a través de medios electrónicos o
en Miller y Slater, quienes ya desde el 2001
daban cuenta del contexto político social y
cultural desde entornos virtuales. Lo anterior es
relevante, puesto que da a conocer el quehacer
del hombre mediado por tecnología. En un inicio,
toda actividad mediada y abierta, empuja a
entender el quehacer social en contextos
paralelos. En este caso, el análisis se aplica con
la finalidad de comprender el actuar de las
diversas universidades autónomas a mediados
del mes de marzo, cuando el COVID-19, se
declara pandemia.
El primer paso consistió en determinar el
tipo de fuentes de información consideradas
como válidas:
“Los medios digitales han de estar
alimentados por una fuente fiable de energía.
Han de poder ser utilizados por los
participantes en la investigación con la que
pretendemos determinar la vía y el uso de
esos mismos medios y tecnologías. También
han de ser lo bastante funcionales para que
el investigador los pueda utilizar para el
trabajo de campo” (Pink, et al. 2019, p. 27).
En consecuencia, tomando en cuenta el
campo digital de estudio, se consultaron fuentes
identificadas como institucionales, tales como
páginas web, canales de YouTube, páginas de
Facebook, Twitter, medios oficiales,
entendiendo por ello, comunicación emitida por
autoridades universitarias. Lo anterior en el
campo digital, en él, se trata de identificar tres
variables, el contexto social, la organización en
la toma de decisiones y las acciones realizadas,
mediante el análisis de datos obtenido de los
actores que forman parte de las comunidades de
práctica.
Entendiendo que las comunidades digitales
funcionan gracias al “Desarrollo procesual y
dinámico en función a la generación de
conocimiento como resultado de la experiencia
arbitraria, la inclusión de sus miembros, la pasión
sobre el tema y sentido de identidad que permiten
constituir la pericia del desempeño” (Wegner, et
al., 2002, p.14). En ese sentido, se esperan
acciones dentro de las comunidades digitales
académicas enfocadas en la democracia sumada
de sus actores en forma comunitaria, en este caso
docentes, estudiantes, así como de todos quienes
constituyen la comunidad universitaria.
De acuerdo con (Skageby, 2011, p. 420), la
etnografía digital da respuesta a fenómenos
observables en un área, permite delimitar y
categorizar sus características, preguntarnos
sobre nuestras propias experiencias en relación
con ellos, reflexionar sobre nuestras
preconcepciones en el área, mirar de manera
crítica los valores relacionados con el problema
del área. En ese sentido, llevar a cabo
investigación de orden etnográfico digital, arroja
pruebas la del problema.
Alvarez-Junco, S. (2021). Etnografía Digital de un Sistema Enfermo: Educación Superior y la Pandemia. Revista Tecnológica-Educativa Docentes 2.0, 11(1), 47-55.
https://doi.org/10.37843/rted.v11i1.189
Etnografía Digital de un Sistema Enfermo: Educación
Superior y la Pandemia
La etnografía de las prácticas sociales en
internet ha construido su propia trayectoria.
Inicia a través de la etnografía virtual, en
seguida, a partir de la etnografía digital, la
cual supera las críticas de la ausencia de
materialidad de las prácticas sociales en
internet y teje una conexión con la
perspectiva que de mejor manera da cuenta
de la complejidad y la intersección de lo
que sucede en línea y fuera de línea
(Bárcenas et alt. 2019, p. 2).
En este escrito, se encuentran recopiladas
sistemáticamente, acciones realizadas por las
universidades a inicios de la pandemia y que, por
su naturaleza, como única manera de realizar
investigación al menos en el plano descriptivo
analítico es justo mediante etnografía digital. De
acuerdo con Hine en Online Etnography el
estudioso del campo, pudiera ser parte de la
comunidad que documenta, en el presente trabajo
no sucede así puesto que el análisis se registra
desde una postura no participativa si acaso,
interviene en ella solo como producto de dos (2)
o tres (3) vistas más al video o comentario en
Facebook, YouTube o visita en la página. Para el
presente documento seguimos la línea marcada
por C. Hines en Online Etnography (Hines,
2020).
La investigación dio seguimiento a los
consejos universitarios en formato digital, por
medio de video en Facebook, YouTube o bien
recogiendo datos de páginas oficiales. La
información se registró en un periodo de abril a
septiembre, recopilando datos de los meses de
marzo, abril y mayo del 2020. Entre las
herramientas utilizadas para esta investigación
tenemos: Computadora portátil, procesador de
datos, conexión a Internet cuenta personal de
Facebook y YouTube.
Comunidades abordadas en redes
Comunidad académica universitaria en
especial rectores, directores, consejeros
estudiantes, pertenecientes a universidades o
escuelas públicas tales como Universidad
Autónoma de Chapingo, Universidad Autónoma
de Baja California, Universidad Autónoma de
San Luis y Universidad Autónoma de México.
Del análisis se desprenden las acciones
ejercidas por los centros de educación superior,
atestiguando el quehacer en la educación a la
forzada a distancia. En ese sentido se advierte
que “docentes y comunidad educativa en general,
deben tener claro que ni la enseñanza online es el
paradigma del progreso ni, en los casos en las que
ésta tenga una mala implementación, debe dejar
de ser un horizonte por perseguir” (Cáceres-
Muñoz,2020, p.205).
Lo anterior con el objetivo de identificar
formas de construcción de prácticas educativas-
administrativas en contextos emergentes. Se
clasificó la información de consejos académicos
durante el periodo de marzo 2020 a junio 2020,
los datos se obtuvieron de YouTube, página
Facebook y página web, ver Tabla 1.
Tabla 1
Sitios para la recopilación de información
Plataforma
Participantes
Contenido
YouTube
Consejo
Universitario
Vistas
Comentarios
Facebook
Página
Sociedad
Académica
Comentarios
Compartidos
Página Web
No registrado
Medidas de
acción
Nota. Clasificación de datos por plataforma, participantes
y contenido, elaboración propia (2020).
Resultados
Universidad Autónoma de Chapingo
En reunión académica, celebrada en el mes
de marzo, el consejo señaló que debían ubicar a
los estudiantes que se encontraban en el
extranjero, así como ayudarles a repatriarlos, la
sesión hasta el día 26 de septiembre del 2020 con
datos obtenidos de canal de YouTube en el que
se registraron tres mil doscientas sesenta y nueve
(3, 269) vistas, no enunciaron estrategias para
continuar el proceso de enseñanza aprendizaje.
En los comunicados oficiales (Solís-
Ramírez, 2020) comentaron sobre la huelga del
sector administrativo y el presupuesto asignado
al sindicato. En video, anunciaron sobre la
duración del aislamiento por 12 semanas. Para el
18 de abril del 2020, el rector anunció que
solicitaron a los profesores flexibilizar las
evaluaciones con el propósito de buscar
alternativas que evitaran evaluaciones
presenciales y con ello concluir sus estudios
profesionales, (Ramírez, 2020).